El 2022 será un año maravilloso (pero depende de ti)

“No nos quedaremos al pie del monte, pudiendo ascender hasta la cumbre”. Soy teresiana y esa es una frase que siempre me ha inspirado. Algunos se preguntarán qué significa. La cita habla de que sí bien tenemos la opción de quedarnos a disfrutar del valle, ¿por qué vamos a hacerlo cuando podemos subir a la cima de la montaña?

Últimamente he pensado mucho en que se me agota el tiempo. Siento que el momento para dejar mi huella en el mundo está llegando y no puedo postergarlo más. Tal vez sea porque este 2022 cumpliré 37 años o porque he visto el musical Tick, Tick… Boom! demasiadas veces en una sola semana, pero sin duda siento que el próximo año será el más interesante de mi vida.

¿Por qué? Porque así lo he decidido.

Después de dos años en una especie de limbo debido a la pandemia (como todos), me estoy fijando el 2022 como el año en que todo se reactive, de manera profesional y personal.

Claro, parece muy prepotente de mi parte decretar que los próximos 12 meses serán míos descontando factores como (para los que somos espirituales), los designios de la suerte, destino, Universo, Dios o como quieran llamarle. No obstante, ¿qué somos los emprendedores si no seres que nos negamos a rendirnos?

No ha sido un cierre de año sencillo, pero eso para alguien que perdió a ambos padres antes de cumplir 29 años, todo esto parece peccata minuta. Y la cosa es que todos los emprendedores que conozco, – latinos que saben lo que significa verdaderamente vivir en crisis -, son exactamente así. No nos achicamos ante las circunstancias externas. ¿La vida nos da limones? Entonces sacamos el tequila y hacemos una fiesta (o una app cítrica).

Para muestra “algunos botones”. América Latina no ha dejado de ser la región convulsa que siempre ha sido, más aún tomando en cuenta los efectos de la pandemia en los últimos dos años. Sin embargo, en el 2021 surgieron más empresas unicornios latinoamericanas que nunca (KavakClaraIncode, por mencionar algunas), otras incluso llegaron a la Bolsa de Valores de Nueva York (la brasileña Nu, por ejemplo), y en los pasados 12 meses, solo en México, se registraron levantamientos de capital por valor de 3.4 mil millones de dólares provenientes de los principales fondos extranjeros.

Seguimos en un entorno extremadamente volátil y las crisis mundiales para nuestra región siempre se multiplican. Pero también nuestro ingenio e inventiva. Los latinos somos especialistas en ser pescadores en ríos revueltos porque nuestros ríos siempre están revueltos.

Cierto, todavía no sabemos qué pasará con el Covid y sus nuevas variantes o cuáles oportunidades se abrirán en los próximos meses (¡es año de Mundial!), pero lo que sí sabemos es que siempre hemos sobrevivido. Nuestra cultura milenaria y la terquedad de mula vieja que todos los latinos tenemos nos obligan a salir adelante. 

Sí, el 2022 será un año maravilloso, pero depende de ti, de mí, de todos. Estoy segura de que será un año fenomenal porque no tenemos otra opción.

Es hora de construir redes de colaboración a través de la región, de mirar horizontes nuevos. De, -como decía Teresa de Ávila (escritora precursora del Siglo de Oro Español)-, “aspirar siempre a altos ideales”.

Feliz 2022 y mucho éxito, emprendedores.

Fuente:

March Violante-https://www.entrepreneur.com/article/410234

Master

0 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.